Cart  

No products

0,00 € Gastos de envio
Total 0,00 €

Cart Comprar

944 41 30 01

LA CAÑONERA 23: DOS GUARDIAMARINAS EN ÁFRICA

25,00 €

En este volumen, segundo de la serie, el hijo de Francisco Leñanza, también apodado en su hogar como Gigante por sus recias hechuras y fornida musculatura, siente el mismo gusanillo de la aventura marinera sufrido por su progenitor…

En este volumen, segundo de la serie, el hijo de Francisco Leñanza, también apodado en su hogar como Gigante por sus recias hechuras y fornida musculatura, siente el mismo gusanillo de la aventura marinera sufrido por su progenitor a temprana edad. El padre consiente en sus deseos, prepara un plan adecuado para que su querido vástago no llegue a sufrir las penalidades por él mismo padecidas. De esta forma, sorteando a generoso precio los vericuetos legales en la Corte, consigue que su hijo siente plaza en la Real Compañía de Guardiamarinas, tras presentar el necesario expediente de limpieza de sangre tan impecable como falso, unos manejos que se producían con frecuencia en aquellos años para los que aportaban suficiente fortuna. Gracias a los sabios manejos del padre, nuestro protagonista se convierte, como por encanto, en el guardiamarina don Francisco de Asís Jerónimo Pascual de Leñanza y Martínez de los Cobos. Aquí se narran las peripecias del guardiamarina el Colegio Naval de Cartagena, los primeros contactos con la mar, su heroica actuación formando parte de las cañoneras del general Barceló en el Gran Sitio de Gibraltar, así como los novelescos avatares que se suceden a continuación en compañía de su inseparable compañero, Pecas, más propios de epopeya popular. Como necesario aderezo, aparecen los vaivenes sufridos en su primer amor, con Cristina, hermana del gran amigo.
  • ISBN: 9788474862287

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

LA CAÑONERA 23: DOS GUARDIAMARINAS EN ÁFRICA

LA CAÑONERA 23: DOS GUARDIAMARINAS EN ÁFRICA

En este volumen, segundo de la serie, el hijo de Francisco Leñanza, también apodado en su hogar como Gigante por sus recias hechuras y fornida musculatura, siente el mismo gusanillo de la aventura marinera sufrido por su progenitor…

Escribe tu opinión