Cart  

No products

0,00 € Gastos de envio
Total 0,00 €

Cart Comprar

944 41 30 01

 


 

Embarcamos en el puerto deportivo de Getxo kaia. La salida nos conduce a pasar bajo el emblemático puente colgante de Portulagete – Las arenas, el primer puente transbordador del mundo suspendido en el aire y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 

Virando en redondo ponemos rumbo al Cantábrico. En la banda de babor, Portugalete y Santurce, villas marineras dedicadas a la marina mercante y a la pesca respectivamente. Vemos también la ampliación del puerto de Santurce: cargas y descargas de todo tipo de materiales necesarios para sostener nuestra economía: graneles, contenedores de mercancías, aerogeneradores, chatarra, petroleo, etc.

 

Por la banda de estribor nos encontramos un paisaje que contrasta con el anterior, pasamos de las casas de obreros y marineros a los palacetes de la antigua oligarquía vasca. En el municipio de Getxo, observamos lo que queda de aquellas grandes fortunas forjadas en la industrialización, que aunque venidas a menos, siguen manteniendo parte de su poderío en el barrio de Neguri. Más adelante, nos encontramos con el Puerto Viejo de Algorta, cuna de grandes pescadores y prácticos, reconvertido en     zona de ocio y reunión para los locales debido a la belleza y concurrencia de sus rincones y a la gran gastronomía que se puede degustar.

 

A partir de la salida del Abra Exterior, nuestras propuestas de ruta son dos:

 


 

RUMBO AL ESTE

 

Nuestro barco enfila el faro del Cabo de Villano, junto a la bahía de Gorliz. El faro está situado a 185 metros de altura y podemos ver a sus pies los restos defensivos con casamatas y cañones de épocas pasadas. A través de babor el pequeño puerto de Arminza, en el que debido a nuestro calado, no podemos atracar. Navegamos en frente de Bakio y después llegamos a San Juan de Gaztelugatxe, con su ermita del siglo X en lo alto de la isla. Un lugar de ensueño que podrás disfrutar desde otra perspectiva, viendo las olas chocar contra sus paredes y cuevas, esculpidas por esta incesante lucha del agua contra la roca.

 

Seguimos navegando y pasamos al Norte del Cabo Matxitxako, donde un sinfín de pequeñas embarcaciones de pescadores, pasan la tarde con sus habituales tareas, esperando con paciencia a que piquen los peces.

 

Al fondo vemos la entrada a Urdaibai, declarada reserva de la biosfera por la UNESCO, con Bermeo y Mundaka a la cabeza. Entramos en el puerto de Bermeo, uno de los mas importantes de la zona, aunque en estos momentos la mayor parte de su flota está surcando otros mares en el Pacífico, el Índico o el Atlántico. Atracamos en el puerto y pasamos la noche.

 

Una vez descansados, realizamos las compras en el típico mercado municipal: fruta, patatas y bonito para preparar la comida de nuestro viaje. Llegamos al pequeño y hermoso pueblo de Elantxobe, cuna de marinos mercantes que cruzaron los océanos llevando de unos puertos a otros las importaciones y exportaciones de tantos y tantos países. Nos pegamos un pequeño baño y disfrutamos de un amaiketako imposible de perdonar.

 

Volvemos a largar las amarras para recalar en Lekeitio, pueblo turístico y pesquero por antonomasia. No olvidaremos esta entrada. La vida, el jolgorio que se respira en bares, restaurantes y cafeterías, mezclando lo tradicional con lo novedoso. Sus acantilados, playa e isla marcan una perspectiva diferente.

 

El domingo y de una sola travesía volvemos con rumbo a Getxo, pero aún podemos disfrutar del sol, baños, charlas, aperitivos, viento y en definitiva, de NAVEGAR. Lo hacemos un tanto alejados de la costa, y las perspectivas son diferentes que en el viaje de ida.

 


 

RUMBO AL OESTE

 

Ponemos rumbo al oeste, hacia Finisterre, donde muchos marinos se preguntaron si ahí acababa el mundo… pero mientras tanto nos acercamos a comer a Castro Urdiales. La mezcla de paseantes, de barcos de pesca y de recreo le confiere al paisaje un sentimiento de descanso y relajación.

 

Atracamos al muelle, y como los viejos pescadores tenemos que subir las escaleras metálicas adosadas a las paredes del puerto, que siempre imponen un poco. Nos encontramos restaurantes y bares, edificios antiguos y modernos, el Castillo, la iglesia y el faro se mezclan en un entorno único. A sus pies veremos la piscina donde los más valientes desafían la gravedad lanzándose al vacío desde lo alto del puente.

 

Largamos amarras y seguimos ruta a Punta del Pescado. Peña Candina, la entrada a Oriñon, nos permite fondear como si estuviéramos muy lejos de donde realmente estamos, hay que dejar volar la imaginación. Baño, fotos, aperitivo… nos relajamos y llegamos a Santoña.

 

En Santoña observamos un puerto netamente pesquero, actualmente uno de los más importantes de pesca de bajura del Cantábrico. Si no vemos los barcos pesqueros será porque están faenando: verdeles, anchoas, bonito… Nos perdemos por el ambiente de sus calles: bares y restaurantes llenos de gente que respiran historia viva de la mar, y por la noche lugares clásicos donde poder tomar unas copas después de cenar.

 

Dormimos en el puerto de Laredo, donde entramos en la oscuridad de la noche como si fuéramos bucaneros a la conquista de la cuidad. Por banda de babor el bastión de defensa de la Bahía de Laredo. Recordemos que era el puerto de desembarco en la época de Carlos I, cuando venía desde Flandes ofreciendo la protección necesaria a las buenas gentes frente a los invasores o piratas que navegaban por el Mar Cantábrico con bases en Aquitania.

 

En el puerto de Laredo disfrutamos de un enclave privilegiado ya que a solo 5 minutos tenemos muchos servicios de gran ciudad y una playa larga donde la gente no necesita estar aglomerada. Además, las características de esta zona la hacen idónea para la práctica de multitud de deportes de mar y viento como son el windsurf, surf y kitesurf, o de otro tipo como el tenis y el pádel.

 

En nuestro regreso a puerto base observamos el ocaso del sol. Seguramente nos traerá recuerdos a nuestra mente, tanto de los lugares en los que hemos estado este fin de semana, como de otros lugares, sitios y gentes mucho más lejanos.

 


 

  • "RUMBO E"
  • PRECIO: 180 €
  • (160 € de lunes a jueves)
  • DURACIÓN: 2 días / 1 noches
  • ----------------------------
  • "RUMBO W"
  • PRECIO: 160 €
  • (150 € de lunes a jueves)
  • DURACIÓN: 2 días / 1 noches
  • ---------------------------
  • PASAJEROS: 8 Personas max.
  • INCLUYE: Barco, patrón, combustible, limpieza.
  • NO INCLUYE: Impuestos y amarres.