Cart  

No products

0,00 € Gastos de envio
Total 0,00 €

Cart Comprar

944 41 30 01

EL CRUCERO COSTERO Y DE ALTURA

42,00 €

El crucero a vela se practica a todos los niveles. No importa ni el número de millas recorridas, ni el tamaño del velero. Empieza en cuanto se embarca en un barco, por pequeño que sea, provisto de un termo de café, un poco de ropa de recambio y una carta. Es lo único que hace falta para entrenarse en el mar.

El crucero a vela se practica a todos los niveles. No importa ni el número de millas recorridas, ni el tamaño del velero. Empieza en cuanto se embarca en un barco, por pequeño que sea, provisto de un termo de café, un poco de ropa de recambio y una carta. Es lo único que hace falta para entrenarse en el mar. Alargar la escala en la cala vecina, o ir a mirar qué hay detrás de la siguiente punta. Se declina de mil formas distintas, en función de los gustos y de los medios de la tripulación, incluida la edad del capitán...Del paseo costero en un barco modesto al descubrimiento de las islas lejanas en un crucero mas ambiciosos, puede ser tanto ocio de vacaciones como forma de vida durante largo tiempo. ¿El secreto de las navegaciones felices? Una adecuación inteligente entre barco y programa, un buen conocimiento de los elementos y la técnica necesaria para no verse superado por las circunstancias son el secreto de las navegaciones felices. Esta obra pretende aportar respuestas concretas y eficientes tanto para el neófito como para el navegante confirmado. Para elegir el velero "ideal", sea un monocasco o multicasco. Pero también para sacarle todo el partido navegando y vivir felizmente a bordo evitándose problemas.
  • Autor: Olivier Le Carrer 
  • ISBN: 9788426135544

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

EL CRUCERO COSTERO Y DE ALTURA

EL CRUCERO COSTERO Y DE ALTURA

El crucero a vela se practica a todos los niveles. No importa ni el número de millas recorridas, ni el tamaño del velero. Empieza en cuanto se embarca en un barco, por pequeño que sea, provisto de un termo de café, un poco de ropa de recambio y una carta. Es lo único que hace falta para entrenarse en el mar.

Escribe tu opinión